¿Conoces las partes de la piel? | Cerave México
 
Cerave BLOG

Icon >

¿Conoces las partes de la piel?

 

La piel es el órgano más grande y visible de nuestro cuerpo y resulta fundamental para nuestro bienestar y nuestra salud. Funciona como una barrera que nos protege de bacterias, virus y gérmenes. Además, nos ayuda a regular la temperatura del cuerpo, elimina toxinas y nos ayuda a sintetizar la vitamina D que genera la exposición al sol. Gracias a sus terminaciones nerviosas nos permite notar el frío, el calor e incluso las caricias o el dolor. Por eso y muchas más razones debemos cuidarla y protegerla, comiendo saludable y aplicando frecuentemente una crema hidratante apropiada para cada tipo de piel.

Esta barrera protectora, está formada por 3 capas principales: la epidermis, la dermis y la hipodermis. La primera, es la más superficial y consta a su vez de varias subcapas; en la más profunda se produce melanina o pigmento cutáneo, mientras que en las superiores se forman células que sustituyen a las que mueren por la exposición ambiental. Así mismo, a lo largo de la epidermis se encuentran los poros, a través de los cuales sale el sudor, el sebo y los vellos, que cumplen labores de mantenimiento y regulan la temperatura.

Epidermis

Es la capa externa de la piel y nos protege de toxinas y bacterias. evitando la pérdida de líquido. Está formada por varias subcapas, entre ellas la capa basal, la más profunda, donde se producen los queratinocitos que migran hacia la superficie de la piel, experimentando una serie de cambios, hasta su eliminación por la capa más alta. La capa granular, produce gránulos duros que después se convierten en queratina y lípidos epidérmicos. La capa córnea, es la capa superficial y contiene capas de células muertas que se desprenden durante el proceso de recambio epidérmico, por ejemplo, al bañarnos. También encontramos los lípidos epidérmicos que nos protegen de las inclemencias del medio ambiente y de la pérdida de agua, creando una barrera protectora, cuando estos fallan la piel se puede llegar a sentir seca y áspera.

Dermis

Es la capa que se encuentra debajo de la epidermis, en ella se encuentran, nervios, vasos sanguíneos y linfáticos, raíces capilares, glándulas sudoríparas y sebáceas. Su estructura se compone principalmente de colágeno y elastina, mismos que otorgan a la piel durabilidad, fuerza y flexibilidad, dándole un aspecto sano. Aquí se encuentra el tan aclamado ácido hialurónico, que tiene la función de mantener el volumen de la piel y retener el agua. En la dermis también encontramos las células macrófagos y los linfocitos que forman parte del sistema inmunitario de la piel.

Hipodermis

La capa más profunda está compuesta principalmente de grasa lo que permite almacenar la energía actuando como aislante.

Todo lo que hacemos, nuestro estilo de vida, influye directamente en nuestro organismo y se ve reflejado en nuestra piel. Por ello es importante que la cuidemos, pues a medida que vamos envejeciendo, la producción de sustancias, como el colágeno o el ácido hialurónico, entre otros, va disminuyendo, haciendo que la piel se vea menos tonificada, haciendo más visibles los signos de la edad.

Con el paso del tiempo, nuestra piel pierde paulatinamente sus propiedades y la capacidad de regenerarse. Es un proceso natural que no podemos evitar, pero podemos retrasarlo y conservar por mucho tiempo una piel bella y de aspecto saludable manteniendo una vida sana y una rutina de cuidados de la piel adecuada. Por ello es importante que diariamente la limpies cuidadosamente y apliques una crema humectante como la Crema hidratante para piel seca de CeraVe. Es ideal para ayudar a que tu piel no se sienta áspera, seca y a disminuir la sensación de picor. Contiene una fórmula enriquecida en ácido hialurónico que ayuda a retener la humedad natural de la piel conservando la piel del rostro y el cuerpo hidratada hasta por 24 horas. Restaura la barrera protectora de la piel y la deja con un toque aterciopelado. Se puede aplicar en todo el cuerpo y se recomienda usarla en las partes más secas del cuerpo (manos, codos, rodillas, talones).

No podemos evitar el paso del tiempo, pero conociendo mejor nuestra piel y aplicando con cariño y dedicación los cuidados que necesita podemos conservar una piel bella y con apariencia saludable por mucho tiempo.