Conoce las causas de la dermatitis atópica | Cerave México
 
Cerave BLOG

Icon >

Conoce las causas de la dermatitis atópica

La dermatitis atópica es más común en niños, pero también la pueden padecer personas adultas. Los síntomas varían dependiendo de la edad, pero por lo general presentan enrojecimiento, comezón, inflamación y sequedad. Las causas de la dermatitis atópica son varias y aquí te diremos cuáles son las más comunes y cómo puedes tratarlas.

En bebés puede aparecer en las primeras semanas de vida y en niños aparece por lo general en los pliegues de la piel, en adultos por lo general aparece en la cara, cuello, pecho o cabello, entre las principales causas está:

#1 La genética, esta es la principal causa, por lo general la padece uno de los padres.

#2 Alergias, son muchas las alergias que lo pueden provocar pero las más comunes son los roces en tejidos como la lana, perfumes, detergentes, polvo, ácaros o mascotas.

#3 Sudor, el sudor excesivo puede irritar la piel, así como no usar un jabón adecuado para su limpieza.

#4 Estrés.

La dermatitis atópica puede ser difícil de tratar, pero afortunadamente existen muchas opciones que pueden ayudarte a minimizar las molestias e incluso a que desaparezca por tiempos prolongados. Aquí te damos algunos tips para prevenirlo o tratarlo:

  • Después de bañarte, siempre hidrata tu piel. Procura que el baño no sea con agua muy caliente y aplica inmediatamente una crema hidratante en todo tu cuerpo. La Crema hidratante para piel seca de CeraVe es ideal para ayudar a que tu piel no se sienta tan áspera y a disminuir la sensación de picor. Contiene una fórmula rica en ácido hialurónico que ayuda a retener la humedad natural de la piel, hasta 24 horas de hidratación. Restaura la barrera protectora de la piel y la deja con un toque aterciopelado. Es una crema suave con tu piel, por lo que no produce irritación, se puede aplicar tanto en rostro como en cuerpo y se recomienda especialmente usarla en las partes más secas del cuerpo (manos, codos, rodillas, talones).

  • Usar siempre protector solar, procura que sea de amplio espectro y con al menos un factor de protección solar de 30.

  • Evitar el estrés y la ansiedad, duerme y descansa adecuadamente.

  • Cuida los jabones que usas, asegúrate que sean suaves e hipoalergénicos.

  • Optar por tejidos de algodón, evita los que tienen lana y otros tejidos sintéticos que puedan ocasionarte alguna reacción alérgica.

Cuida estos factores desencadenantes, acude a un especialista y sigue un tratamiento adecuado para tu piel.